Foto reportaje Antropológico Social o de Conflicto

En el siguiente trabajo hablaremos sobre el documentalismo social y sus diferentes herramientas para llegar al publico, sensibilizando y concienciando sobre la falta de equidad en el mundo, abordaremos e ilustraremos temas como : el movimiento humanista, el nuevo documentalismo, el intimismo, entre otros.

Primeros antecedentes del documentalismo social.

En un  principio solo se pretendió simplemente el registro de un momento, después los fotógrafos comenzaron a prestar atención a las personas y a su medio en el que vivían, es decir, a brindar una perspectiva antropológica y sociológica de lo que les rodeaba. El documentalismo fotográfico se inició con inventarios pero pronto se convirtió en un recuento de las difíciles condiciones en que vivían las clases desprotegidas.

La fotografía de foto-documentalismo social alcanzó su madurez gracias al compromiso y visión de Jacob A. Riis y Lewis W. Hine. El primero era periodista y el segundo sociólogo. Ambos lograron lo que nadie imaginó: cambiar el mundo gracias a sus fotografías.

La importancia de documentar gráficamente las inconfesables condiciones de vida en los callejones,barriadas o en cualquier lugar donde la falta de equidad salte a la vista era el motivo principal para que la fotografía sea tomada como un arma extraordinariamente poderosa en la lucha por sacar a la luz publica estas graves injusticias.

Niños andrajosos durmiendo entre las basuras acumuladas junto a las casas, un anciano de pie en medio de la calle pidiendo que alguien le compre unos lápices, un inmigrante sentado sobre su lecho de paja, todos estos ejemplos de como el foto documentalismo trataba de hacer un trabajo social a favor de la clase desprotegida.

Fotografía Humanista

En la Fotografía Humanista “el hombre constituye el centro de la imagen y de las preocupaciones de su creador, y se sobreentiende, quizás que se cree en el valor del hombre y sus cualidades.”

Al colocar en el centro de todo a la figura humana, esta fotografía la considera en toda su unidad oscila entre dos polos: por un lado la poesía de la vida cotidiana, por otro la constatación social más o menos orientada a fines de combate político.

Después del conflicto bélico se vivió en la fotografía de documentalismo social una etapa que revaloró la persona, su espíritu y dignidad. Se le conoció como Fotografía Humanista, una corriente al servicio de testimoniar la dignidad humana así como el rastro de la persona en las cosas y la naturaleza.

Resaltan las escenas en la ciudad con niños jugando y riendo, novios que se besan, personas en cafés acompañados de animales e incluso hay imágenes con tintes humorísticos.

 Nuevo Documentalismo.

En 1958 el documentalismo da un vuelco: Mientras en Europa la Fotografía Humanista sigue su curso, un fotógrafo suizo recorre Estados Unidos en un automóvil comprado gracias a una beca Guggenheim.

Su nombre era Robert Louis Frank estaba reescribiendo todas las reglas del documentalismo en una obra de antagonismos que sería a un tiempo apreciada y odiada, revolucionaria e impactante, admirada y atacada. Nadie quedó indiferente ante su visión sobre ese Estados Unidos de mediados de la década de 1950.

Su recorrido duró un par de años y realizó casi 28,000 fotografías. Cuando Robert Frank presentó a los editores neoyorquinos las imágenes de una América desgastada, obsesionada por el dinero, divorciada del estereotipo hollywoodense e incompatible con el sueño americano.

Por supuesto que lo rechazaron tajantemente. La propia fundación Guggenheim le retiró toda forma de apoyo, Frank regresó a Europa y el editor francés Robert Delpire aceptó publicar la obra. Juntos seleccionaron 83 fotografías que conformarían Les Américains, considerado el libro de fotografía documental más importante en la segunda mitad del siglo XX.

El Intimismo

A partir de la década de 1970 ocurrieron dos fenómenos importantes para la fotografía en general y el documentalismo social en particular. Primero, con el posmodernismo las divisiones de géneros fotográficos en fotoperiodismo, foto-documentalismo o fotografía artística comenzaron a diluirse. El segundo aspecto fue la corriente de fotógrafos que capturó su círculo más íntimo,  círculo cercano de amigos y la propia familia.

Artistas como Larry Clark, Nan Goldin, Larry Sultan o Richard Billingham  (por citar solamente algunos) escarbarían en su círculo más cercano de amigos y familia para mostrar un aspecto del ser humano que no había sido revelado antes por medio de la fotografía. Los fotógrafos  intimistas se enfocan en los aspectos menos halagadores de su espacio personal.

La Fotografía Intimista se volvió cada vez más definida hacia una elección estética. Larry Sultan crearía toda una estética de los suburbios con esa potente luz californiana y colores exaltados. Todas estas elecciones icónicas hablan también claramente de una voluntad (por no llamarle intención) autoral que le da cada vez más la espalda al registro/documento y se abre más al terreno del arte.

Si la Fotografía Humanista era extrovertida, en la intimista nos enfrentamos a un introversión, el círculo familiar y de amistades vistos, juzgados y registrados a partir del yo. Riis, Hine y los fotógrafos de la FSA plasmaban el “ellos”, la fotografía humanista el “nosotros”, el nuevo paisaje social a “esos” y la fotografía intimista a “estos”. El círculo se ha ido cerrando paulatinamente.

La Fotografia Del Documentalismo Social En La Era De la Conectividad 

La era de la conectividad en la fotografía como en todos los ámbitos ha supuesto un profundo cambio de paradigma en el recuento de la sociedad. Dos de los grandes motores de la fotografía documental en el siglo XX fueron las revistas ilustradas (como la clásica Life) o las agencias de imagen (Magnum, Rapho). Las revistas ilustradas están en crisis y la relevancia es muy distinta al escenario que plantearon sus fundadores.

La propia estructura de la industria mediática se ha alterado irreparablemente. Ya no es necesario convencer a los grandes medios para que publiquen un trabajo, pedir a las grandes televisoras, estaciones de radios o revistas para obtener un espacio de difusión. Con la aparición Internet podemos publicar una noticia, una opinión o una fotografía. El fotógrafo cuenta hoy con un gran repertorio de medios para difundir su mensaje.

Poco a poco, el estratificado sistema de estrellas de los viejos medios se complementó con un ecosistema igualmente estratificado en los medios de comunicación conectivos , donde algunos usuarios son empujados hacia la cima. Autores profesionales de contenidos en YouTube o influyentes usuarios de Wikipedia generan una mayor influencia en sus respectivos micro-sistemas que los aficionados o autores ocasionales.

El hecho de que cualquiera pueda crear contenidos en Internet no significa necesariamente que sean fácilmente accesibles para el público. Según Popular Photography, la mayor publicación de fotografía en el mundo, en febrero de 2012 se subían a Facebook diariamente 250 millones de fotos. La presencia de un fotógrafo en Internet puede ser fácilmente irrelevante antes la inconmensurable oferta visual que hay en Internet.

Fotografías Del Documentalismo Reciente.

Los fotógrafos más recientes que podemos encontrar son: Mark Leong, fotógrafo que ha trascendido por sus diferentes trabajos uno de ellos  National Geographic; Suvri Kanti difunde su trabajo mediante iniciativas como Demotix; Ruddy Roye muestra el documentalismo contemporáneo en Instagram; Susan Kessler comparte sus preocupaciones sobre la fragilidad de la estabilidad laboral; Alfredo Cáliz engalana y rubrica sobre los retos en el documentalismo contemporáneo.

Mark Leong deja ver a un fotógrafo experimentado con un claro dominio técnico y estético, un discurso claro y una narrativa precisa. Es un estilo de documentalismo que refleja las tendencias del género en los últimos veinte años, desde el tratamiento estético directo y transparente hasta el énfasis en el tema comunitario que es, al mismo tiempo, de alcance global.

Suvra Kanti Das es un talento emergente que está aún en proceso de desarrollar su propia voz pero que es un reflejo de las aspiraciones serias de un fotógrafo por hacer que su discurso sea apreciado por la comunidad global. En cambio Radcliffe Roye es un fotógrafo autodidacta con más de 10 años de experiencia, se especializa en retrato, fotorreportaje y fotografía editorial, el empleo de Instagram lo hacen un artista contemporáneo.

Susan Kessler es una fotógrafa en un momento donde ha dejado atrás a la amateur y está en camino a madurar una visión. Y por último el fotógrafo Alfredo Cáliz inició su carrera como asistente y pronto comenzó a trabajar como freelance. Ha realizado una extendida colaboración con revistas españolas. Ha expuesto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, en el MUSAC y en distintas ubicaciones marroquíes del Instituto Cervantes.